El razonamiento: qué es, características y tipos

Razonamiento deductivo, un proceso cognitivo que utilizamos en nuestro día a día

El razonamiento es una capacidad cognitiva que está muy presente en nuestro día a día, por eso queremos contarte en profundidad qué es. ¡Comenzamos!

Qué es el razonamiento

Cuando hablamos sobre el razonamiento nos referimos a la capacidad que tenemos todos los seres humanos para aplicar estrategias con el fin de solucionar problemas y establecer relaciones utilizando la clasificación, las analogías y la caracterización. En otras palabras, es la capacidad que tenemos de enfrentarnos mentalmente a un problema o situación aplicando la lógica y la experiencia y/o entendimiento.

Qué características tiene

El razonamiento nos permite:

  • Establecer relaciones
  • Formar concepto y abstraer categorías.
  • Distinguir o diferenciar entre características esenciales y secundarias.
  • Completar modelos continuos discretos, clasificación, razonamiento analógico y razonamiento serial.

Sin duda, se trata de una función cognitiva imprescindible para nuestro día a día, para relacionarnos con lo demás, así como para interactuar de forma correcta con el medio que nos rodea.

Elementos del razonamiento

El razonamiento está compuesto por estos dos elementos:

  • Las premisas: son el punto de partida de cualquier forma de razonamiento y se basan en afirmar o negar algún aspecto de la realidad.
  • Las conclusiones: se obtienen de las premisas, a través de la aplicación de procedimientos lógicos y argumentaciones.

Tipos

Existen distintos tipos, aquí os mostramos los principales:

  • Razonamiento deductivo: es el proceso cognitivo que utilizamos las personas para llegar a una deducción. Normalmente va ligado a los estereotipos, es decir, a veces creemos que, por formar parte de un colectivo concreto, van asociados con unas determinadas características.
  • Razonamiento inductivo: este nos permite a partir de una información concreta, llegar a una conclusión general. Es menos lógico y más probabilístico que el anterior. Tiene dos características, ya que, puede ser completo, es decir, que incluye todos los casos concretos observados o, incompleto que sólo incluye una serie de casos particulares para establecer conclusiones.
  • Razonamiento hipotético-deductivo: sin duda, es uno de los que más se ciñe a la realidad y a la verificación de las premisas que se constituyen en base a la observación. Es uno de los más complejos y se asocia al último estadio de desarrollo, considerado típicamente adulto, aunque no todos pueden llegar a tenerlo.
  • Razonamiento transductivo: este tipo se fundamenta en combinar diferentes informaciones separadas entre sí, para poder crear argumentos, creencias o conclusiones. Le podemos encontrar en el tipo de reflexión que hacen los niños.

Para trabajar o rehabilitar esta capacidad cognitiva en GRADIOR contamos con una herramienta terapéutica que te permitirá adaptarla a las necesidades de cada persona. Aquí te dejamos un enlace donde podrás conocerla con más detalle, GRADIOR Suite: un nuevo concepto para inspirar el cuidado del siglo XXI.

Si quieres más información sobre nuestra herramienta, puedes consultarnos sin compromiso a nuestra dirección de correo, info@gradior.es.



Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúas utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. más info

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar